Menú

Cómo usar las marchas de una bici

19 de Septiembre de 2007

Actualización: Como veo que he escrito un ladrillo el que quiera que se vaya al final del todo que hay están las tres reglas básicas y no se tiene que tragar todo el rollo.

Alguien en un foro sobre ciclismo me ha pedido que le explique cómo usar las distintas velocidades de las bicicletas. No le ha ido a preguntar precisamente a un experto pero voy a intentar aclararle algunas cosas y ya que lo hago, pues lo hago desde Noséqué para darle un poco más de difusión. Voy a intentar resumir en un lenguaje que ciclistas inexpertos puedan comprender fácilmente así que admito correcciones, como siempre, pero que nadie se me tire a la yugular por favor.

Primero vamos con las definiciones:

Piñones: Es cada una de las ruedas dentadas unidas a la rueda trasera y a través de las cuales se transmite la fuerza a la misma. Se utilizan para dar mayor o menor tracción a la rueda trasera, según el piñón seleccionado. Hay bicicletas con un único piñón, con tres, cinco, seis, siete y ocho. Yo nunca he visto una de nueve, igual existe, pero no es común. El número de piñones de una bicicleta depende del tipo de bicicleta y del uso que vaya a tener. Las bicicletas de ciudad no solían tener más que un sólo piñón, ahora es muy frecuente encontrarse bicicletas de ciudad con hasta 7 piñones, pero no es realmente tan importante. Para una ciudad como Sevilla 3 o 5 piñones es más que suficiente. Los piñones están ordenados por tamaño encontrándose el mayor de ellos, el nº 1, más cerca del eje axial de la bicicleta, es decir, más cerca de la rueda.

Platos: Los platos son las ruedas dentadas unidas a los pedales y su utilidad es similar a la de los piñones. Utilizarlos adecuadamente puede hacer que la bicicleta vaya más o menos deprisa y que se consiga con mayor o menor esfuerzo. Las bicicletas tienen, excentricidades aparte, desde uno a tres platos. Los platos también están ordenados pero de forma inversa a los piñones. En este caso el disco más pequeño sería el nº 1, que seguiría siendo el más próximo al eje de la bicicleta.

Cadena: Es la pieza que transmite la fuerza que ejercemos al pedalear desde los platos, hasta los piñones. La cadena se compone de eslabones entrelazados y formados a su vez por dos piezas de metal unidas por dos cojinetes.

Velocidades: Son cada una de las combinaciones posibles entre platos y piñones. Es decir, si una bicicleta tiene un sólo plato y tres piñones será de tres velocidades; una de tres platos y seis piñones sería de dieciocho, etcétera. Nunca confundáis el número de velocidades con la calidad de una bicicleta, no va a ser mejor por tener taitantas velocidades.

Desviadores: Son las piezas encargadas de intercambiar la posición de la cadena con respecto a los platos y piñones y de engranar así las diferentes velocidades. El desviador trasero actuaría sobre la cadena a la altura de los piñones y el delantero se encargaría de cambiar los platos.

Ahora explicaremos para que sirven las distintas velocidades. Si sois conductores sabréis que las velocidades de un coche sirven para actuar con mayor o menor tracción y velocidad. Así, la primera velocidad sería la que ejerce una mayor tracción y la quinta la que se utiliza para ir más deprisa. Pues con las bicicletas pasa algo parecido, sólo que dependiendo una combinación de dos engranajes diferentes: platos y piñones.

Platos
platosEl plato 1, el más pequeño y más cercano al centro, es el que nos da una menor velocidad pero reduce el esfuerzo necesario para avanzar. El plato pequeño se utiliza sobre todo para subir pendientes pero no nos permitiría alcanzar mucha velocidad. El tercer plato, el más grande y más lejano al centro de la bici, se utiliza para obtener una mayor velocidad pero también requiere un mayor esfuerzo a bajas velocidades. El segundo plato es una solución intermedia para cuando no se requiere mucho esfuerzo ni mucha velocidad.

Piñones
piñonesLos piñones funcionan en forma opuesta a los platos. El piñón 1, el más grande y cercano a la rueda, es el que nos ayuda a reducir el esfuerzo necesario para avanzar y conforme vamos engranando la cadena a piñones más pequeños, alejándola de la rueda, tendremos que realizar un mayor esfuerzo e iremos más deprisa.

¿Cómo usar las marchas?

La fuerza que tenemos que ejercer depende de demasiados factores para establecer una norma. Depende de nuestro tono muscular y nuestra resistencia, de nuestra velocidad en relación a la seguridad, del tipo de terreno, del tipo de bicicleta, de nuestra posición sobre la misma, del tipo de ruedas, del tamaño de los platos y piñones, de la longitud de la cadena, etcétera. Por eso, cada uno deberá encontrar la combinación en la que se encuentre más cómodo en cada situación, siguiendo unas directrices.

Para que sepáis por qué de los siguientes consejos es necesario que comprendáis algo sobre la cadena. La cadena está diseñada para transmitir la máxima fuerza posible de la manera más eficiente y para ello es necesario reducir el rozamiento. Es necesario que la cadena esté bien lubricada para evitar la fricción y también es necesario que vaya en una posición adecuada. Pongamos un ejemplo:

comb31Los platos y los piñones están alineados. Si la cadena está engranada en el piñón más grande, el de dentro, y en el plato más grande, el de fuera, la cadena está en una posición cruzada, aumentando así la fricción. Al aumentar la fricción se reduce la eficiencia de la cadena por lo que estaremos desaprovechando un poquitín de esfuerzo cada vez que pedaleamos. Además aumentando el rozamientos de la cadena con los piñones y los platos se produce un mayor desgaste de estos tres elementos que a la larga puede desencadenar en roturas o mal funcionamiento.

Por otro lado no es lógico llevar la cadena en esa posición porque con el plato grande lo que pretendemos es aumentar el esfuerzo y la velocidad y con el piñón grande justamente lo contrario.

A ver si con esta regla, que no se corresponde para nada con la realidad pero puede servir, os lo puedo dejar un poco más claro:

Imaginaos que podemos medir la potencia ejercida multiplicando el número del plato por el número del piñón. En el ejemplo anterior tendríamos que plato 3 x piñón 1 = potencia 3. Sería mucho más lógico para llevar potencia 3 combinar plato 1 x piñón 3. Con esta regla tenemos que la máxima potencia que podríamos ejercer sobre la bici sería 24 = plato 3 x piñón 8 y la mínima 1 = plato 1 x piñón 1.

tablavelocidadesEn esta tabla aparecen todas las combinaciones posibles en una bicicleta de 24 velocidades (3 platos y 8 piñones). En rojo aparecen las combinaciones desaconsejadas por ser las que más fricción provocarían, reduciendo la eficiencia y aumentando el desgaste, además de no ser muy lógicas. Y en naranja las que, aunque no provocarían una fricción considerable siempre que tengamos los componentes en buen estado, serían innecesarias por existir otras combinaciones óptimas para obtener el mismo resultado.

Por si no queréis entenderlo pero sí recordarlo acordaos de no cruzar la cadena demasiado. Plato grande con piñones pequeños, plato intermedio con piñones intermedios, plato pequeño con piñones grandes. Esa es la regla de oro que no debéis olvidar.

Correcciones, dudas, consejos, insultos, etcétera en los comentarios por favor. ¡Ale! a pedalear.

Vía Verde de la Sierra Norte de Sevilla

21 de Mayo de 2007

Vía Verde de la Sierra Norte de SevillaEste sábado pasado, 19 de mayo, Gosku y yo decidimos recorrer la Vía Verde de la Sierra Norte de Sevilla con nuestras bicis. Y la experiencia fue muy buena.

Cogimos el tren en Sevilla a las 9:23 con destino la estación Cazalla-Constantina. La línea que llega allí es la C3 de cercanías. El coste del billete de ida y vuelta fue de 7 €uros, de lunes a viernes no festivos es más barato. Tenéis más información en la web de Renfe. El viaje fue bueno, un poco largo acostumbrado a viajar en coche, Gosku aprovechó para recuperar algunos minutos de sueño. Y llegamos a las 11:10, puntuales como la muerte. En el tren viajaban más bicicletas, unas quince o veinte en total. Renfe tiene unas normas bastante restrictivas en cuanto al transporte de bicis en el tren, pero el maquinista y el revisor fueron, al menos en esta ocasión, bastante flexibles y permisivos.

Una vez que llegamos allí nos subimos a nuestras burras y empezamos a pedalear. Hay dos formas principales de empezar el camino. Una de ellas es girar a la izquierda una vez cruzado el paso a nivel justo en la estación, en dirección a San Nicolás del Puerto, y a unos cientos de metros cruzar por los puentes los dos brazos del río Huéznar, a la altura de Isla Margarita, encontrándonos la Vía Verde y tomándola hacia el norte (izquierda). La otra opción es girar a la derecha, una vez pasado el paso a nivel, en dirección a Constantina, y girar a la izquierda en el primer desvío que encontraremos, a unos 200 metros, y que nos lleva al inicio de la Vía Verde.

La Vía Verde comienza con un camino de tierra compactada muy amigable y discurre junto al río Huéznar durante los primeros 10 kilómetros. No la pondría como ejemplo de señalización pero sabiendo que tenéis que seguir la ribera río arriba no deberíais perderos. La vista es muy agradable, sobre todo en esta época del año. Os encontraréis algunos desvíos pero tenéis que tomar siempre el camino de la izquierda, que es el que va más próximo al río y cuyo terreno es similar a lo ya recorrido. Nosotros nos encontramos en un desvío a un grupo de ciclistas indecisos y preguntamos a unas personas que andaban cogiendo caracoles para asegurarnos de no perdernos. A unos 4,5 kilómetros del inicio de la Vía pasamos sobre el río y giramos a la derecha para tomar ya la parte de la Vía Verde que va por la antigua vía del tren. Esta parte también podéis distinguirla porque hay un pivote metálico indicándola.

A partir de aquí el camino es chulísimo y es imposible perderse. El pavimento es como el de un carril bici, de unos 4 metros de ancho y de color amarillo. Desde este punto y hasta el Cerro del Hierro, el camino discurre por la antigua vía del tren que ha sido acondicionada. Por aquí viajaban los trenes a recoger mineral al yacimiento. Aunque con los vagones vacíos, la pendiente del 2,5% hacia el Cerro del Hierro ponía a prueba a las pesadas locomotoras de la época. El camino es precioso, una especie de carril bici en medio de la nada, que nos lleva paralelos al Huéznar durante buena parte del camino, cruzándolo por puentes en ocasiones y escuchando el murmullo de la corriente y de los saltos de agua sobre todo al principio. Hay algunos paneles informativos sobre la fauna y la flora en diversos puntos. No parece cuesta arriba, pero lo es, una pendiente leve y constante que si metes plato puede llegar a cansarte. Una subida total de unos 250 metros en unos 20 kilómetros según Google Earth. Yo la calificaría de dificultad baja aunque Gosku, que no había desayunado, lo pasó regular y tuvimos que probar alguno de los bancos a la sombra que hay a lo largo de la senda.

Recomiendo ir hidratado y llevar bastante agua porque si no os apartáis del camino no encontraréis un mal sitio donde rellenar los bidones más que al llegar al final, unos cien metros antes de llegar al Monumento Natural del Cerro del Hierro, en el poblado minero del que aún quedan unas cuantas casas. Allí hay una fuente de agua potable y un pequeño bar (consultar lo del bar) donde compramos unos refrescos y nos los tomamos junto a los bocatas que llevábamos en las mochilas al final del camino, en unos merenderos a la sombra de los alcornoques. Atamos allí las bicis en unos aparcabicis junto a la caseta de información y nos fuimos a visitar el sendero Monumento Natural del Cerro del Hierro. Es un sendero bien señalizado, de unos 2,5 kilómetros, de dificultad media y que se recorre en 45 minutos, según las indicaciones, y nos mostró los restos de la explotación minera que allí hubo. La verdad sea dicha, nos apartamos del camino señalizado y tras media hora caminando pos sitios bastante escarpados llegamos a ninguna parte y nos volvimos por donde habíamos venido :-D:-D:-D así que no nos quedaron ganas para hacer el sendero oficial completo. El consejo prudente es que no os apartéis de la ruta marcada.

Si no lleváis comida tenéis algunas opciones económicas que son: La Fundición en San Nicolás del Puerto, el Restaurante Batán de las Monjas y el que está en los saltos de El Martinete, que creo que se llama igual pero no estoy seguro. No sabría indicaros pero si preguntáis por allí seguro que os orientan.

Ya de vuelta, el camino es todo cuesta abajo, con una media de entre 25 y 35 kilómetros por hora si vais disfrutando de las vistas. Hay un túnel no muy largo pero que, mientras se os dilata la pupila, os puede jugar una mala pasada algún obstáculo casual y aunque es muy chulo cruzarlo a toda hostia, cuidadín porque la hostia os la podéis llevar vosotros. Ese es el consejo prudente, la verdad es que nosotros lo pasamos a toda hostia y que fuera lo que Dios quisiera 😀 😀 😀 Os dejo un video:

Una vez que llegamos abajo, a la altura de Isla Margarita, nos dimos un refrescón en las gélidas aguas del Huéznar e intentamos dormir de nuevo sin éxito, en parte por culpa de un grupo en el que muchos estaban un poco borrachos y contentos por el reciente triunfo del Sevilla en la UEFA. Nos acercamos a pedirles que nos rellenaran los bidones y nos invitaron a unos refrescos para acompañar los bocatas que nos quedaban. El grupo en cuestión celebraba una comida de hermandad, eran de la banda del Cristo de la Sangre de San Benito (Sevilla) y conocí brevemente a un tío muy majo, Manuel, ¡que tenía un ojo azul y otro marrón!. Aprovecho para mandarle un saludo aunque dudo que me lea 🙂

Ya en la estación, esperando el tren que nos llevaría de vuelta, y también durante todo el trayecto de vuelta nos unimos a un grupo de ciclistas muy cachondos que también habían venido desde Sevilla. Eran cuatro trabajadores de AENA, dos controladores aéreos y dos tipos que hacían trabajo administrativo. Me dijeron que estaban formando un club de BTT llamado “Viento en cola”. Uno de ellos era un tío muy peculiar, se identificó como Jaime “el loco”, no me extrañó lo del apodo, pero no era uno de los controladores así que podéis sobrevolar Sevilla tranquilos. Un saludo para él también.

En líneas generales una experiencia muy positiva que sin duda repetiré. La falta de información me hizo retrasar esta salida así que espero que esta miniguía pueda ayudar a alguien a decidirse. La nota negativa del día fue que tres marroquíes (dos hombres y una mujer) que se montaron sin billete en el trayecto de vuelta me robaron mis gafas de sol. Y la segunda nota negativa, y esta me jodió mucho más, la puso un hijo de la gran puta, ya en Sevilla, que casi me arrolla con su coche en un semáforo y del frenazo que tuve que pegar la bici casi da la vuelta de campana y me jodió completamente la llanta trasera que casi inevitablemente voy a tener que cambiar. Sólo espero, aunque no con mucha esperanza, que la cámara de tráfico que hay en la glorieta de Santa Justa haya grabado el incidente y pueda identificarlo. Ojalá la cámara sea como las de la serie Las Vegas, con zoom infinito y renderización 3D en tiempo real a partir de una sola imagen plana 😀 😀 😀 😀 😀

Para cualquier duda usad el formulario de contacto o mi email quien lo tenga. Un saludo.

Kmz de la Vía Verde de la Sierra Norte de Sevilla. Verlo en el navegador con Google Maps.
Foto panorámica de la ribera del Huéznar (montada a partir de seis fotos).
Algunas fotos más en Flickr.