Menú

Tercera temporada de Lost: Reflexiones

13 de abril de 2007

Tras ver los últimos episodios, y especialmente el 16, creo que va siendo hora de volver a hablar sobre Lost.
Juliete, de Lost
Y es que la serie por fin está trayendo lo que provocó en su ausencia la desesperación de muchos de sus seguidores. Y esto no es ni más ni menos que explicaciones.
El capítulo de anoche ha dejado saldadas las intenciones de los otros en toda la primera temporada, así como los planes que han llevado a cabo. En modo de flashbacks de algunos personajes, hemos podido completar esas historias que paralelamente ocurrían en la isla.

Sí está claro que aún queda mucho por explicar, pues ésta es esencialmente la droga que nos hace a muchos continuar descargando nuestro capítulo cada jueves. Pero quería de alguna manera, con este post, reinvindicar el derecho de Lost a jugar con nuestra paciencia y nuestras temporales teorías, siempre y cuando finalmente limen las asperezas, perfilen los detalles y aten los cabos tan bien como lo están haciendo.

FON en España

22 de marzo de 2007

No todo fue interesante en Imaginatica 07. La conferencia que dio Antonio Sáez fue más bien una exhibición de cómo un empresario en internet puede manipular a sus clientes y encima hacerles creer que les está haciendo un favor. Porque a mi entender, eso es lo que está pasando con FON.
Aquí hay unos señores con mucha reputación (empresarial) que han decidido crear una empresa con buena imagen para así recibir capital de inversores. ¿Cómo lo hacen? Promoviendo el ideal de “¡Vamos a compartir! !Compartir es bueno! ¡Todos salimos ganando si compartimos!”
En un principio tú dices: “Pues sí, sería genial que todos pudiésemos conectarnos a internet desde cualquier lugar del mundo aprovechando la conexión sobrante de los demás.” Y está muy bien oye. Promover ese tipo de ideas le daría muchos puntos a FON si no fuera porque sus intereses no son precisamente ésos. Como una empresa que es, FON existe para ganar dinero. Y si lo observan, ganan dinero porque nosotros compartimos la conexión a internet que estamos pagando. Por tanto, están ganando dinero a costa de predigar generosidad.

Pero no, durante la hora y media que Antonio Sáez habló sobre FON no mencionó lo que a mí verdaderamente me interesa: cuánto dinero van a ganar con FON o cuánto dinero están ganando ya. Y es porque me da la impresión de que si lo dijeran seguramente más de uno dejaría de ser fonero. No, en su lugar, este hombre se dedicó a vacilar de lo buen empresario que es y lo mucho que ha triunfado en la vida, de su éxito en Terra y Ya.com. Ah, y también a soltar perlas como la siguiente:

“Nosotros participamos en el desarrollo de la banda ancha en España cuando sacamos la adsl de 256 Kbps, que bueno, como garantizábamos el 10 % se quedaba en 20 K. Además fuimos los primeros en regalar un modem usb. Eso sí, como nos gastamos una pasta en esos modem usb, cuando el usb aún era desconocido, qué menos que haceros firmar una permanencia mínima de 18 meses.”

Antonio Sáez, en la conferencia FON en España el miércoles 7 de marzo.

WTF?!! ¿De verdad este tío ha sido cofundador de Terra y Ya.com? Es decir, cualquier blogger de tres al cuarto como yo sabe que si contratas un 1 Mbps tu conexión descargará a poco más de 100 KB/s por la conversión de Kilobit a KiloByte. Si con una conexión de 256 Kbps te dieran el 10 % de lo contratado tu conexión sería más lenta que una de 56 Kbps. Me sorprende que alguien tan molón no sepa esto…
Por otro lado… ¿de verdad se siente orgulloso de haberse inventado el contrato de permanencia de 18 meses a cambio de un modem usb? Lo digo porque más de un amigo mío iría a profanar las tumbas de los antepasados de este señor si supieran que esta idea se le ocurrió a él (que visto lo visto, permítanme que empiece a dudarlo). Además, tampoco creo que haya sido un éxito expandir la conexión Adsl, con A de asimétrica, en este país, que se sitúa entre los países con conexiones de banda ancha más caras y de peor calidad de Europa.

En fin, que en la conferencia sobre FON se habló de todo menos de FON. Y yo sólo quería dar mi opinión sobre la tomadura de pelo a la que asistí. Ahora pueden apuñalarme en los comentarios.

El mejor guitarrista del mundo

30 de agosto de 2006

Antes de que caigan las críticas sobre mí, déjenme expresar mi postura.
Soy un enamorado de la música, eso lo habrán podido notar todos áquellos que hayan estado leyéndome durante estos meses que lleva la bitácora en activo. Concretamente, soy un gran admirador de la guitarra, tanto eléctrica como clásica. Y bueno, uno de los métodos que siempre he utilizado para conocer buena música, además de los consejos de gente de confianza, ha sido meterme de lleno en listas y rankings sobre todo tipo de aspectos en la música: Que si el top de las 500 mejores canciones de la historia del rock, o la lista de canciones más escuchadas y las mejor puntuadas por mí o cualquier otro bloguer.

Pero uno de los debates (porque en realidad son eso, gente debatiendo con otra gente con la que nunca llegará a una conclusión) que más me ha llamado la atención desde siempre ha sido el que intenta nombrar a un guitarrista, por la música que ha hecho o ha interpretado, como el mejor guitarrista del mundo. En muchos foros, como el que pueden encontrar en el enlace anterior, se discute hasta la saciedad sobre guitarristas. Muchos incluso intentan establecer algunas pautas, características diferenciadoras, en un guitarrista. Normalmente, se suele evaluar a estos músicos:

  1. Por un lado, por su técnica, es decir, por la dificultad de ejecución de sus maniobras y la velocidad cuando las ejecutan. Este punto, en realidad, es una careta, porque dispuestos a cuestionar (y pasándonos al lado oscuro, el lado del subjetivismo) ¿quién dijo que la técnica es un punto importante para decir qué guitarrista es mejor? (Ojo, que no lo estoy negando, yo sólo cuestiono, que es más fácil ^_^)
  2. Por el otro, y esta característica es la que más controversia produce, es la capacidad artística del guitarrista. Para que se entienda, cuál de ellos compone mejores canciones. Es normal entonces que haya tantos desacuerdos en este aspecto. Todos los debates cuya esencia última sea el arte se hacen infinitos, os lo puedo asegurar. Pero de arte (en general) ya hablaré otro día, cuando me vea capaz.

Sin embargo, a pesar de que yo dude, al igual que otras muchas personas, de que sea posible determinar cuál es el mejor guitarrista (hay algunos de ellos que no se pueden comparar, que son cualitativamente distintos. ¿O alguien es capaz de comparar a Paco de Lucía con Jimi Hendrix?), estoy en desacuerdo con todos áquellos que pregonan por ahí la inutilidad de este tipo de debates: “Estas discusiones no sirven para nada. ¡Nunca llegaréis a una conclusión!”.
De acuerdo, es verdad. Cada uno de nosotros tenemos nuestros gustos musicales, y posiblemente no cambiaremos de opinión (aunque tal vez sí). Pero ¿y la cantidad de nombres que aparecen en estas discusiones?¿Saben cuánto se aprende de música y grandes músicos en estos meollos? Un conocido mío sentó cátedra en este aspecto cuando me dijo: “Amigo, lo importante de un barco que avanza sobre el mar buscando el horizonte, no es si llegará algún día a tocar la línea que separa mar y cielo, posiblemente no lo hará. Lo importante es que avanza mientras lo busca.”

Yo, mientras navegaba (y aquí se unen metáfora y concepto), encontré el que, para mí, es uno de los mejores guitarristas del mundo (e insisto, no me gustaría encontrar comentarios diciéndome que no tengo razón, porque esto significaría que no he explicado bien mi postura, o no me han entendido). Se trata de Steve Vai, que tal vez muchos conocerán por el famoso G3.
Aprovechando este post sobre música, y ya que nombro a este virtuoso (técnica) guitarrista y gran compositor (arte), elegiré unas de sus canciones, Tender Surrender, como canción de esta semana (retomando así esta sección que ha estado presidiendo Eric Clapton durante casi todo el verano). Una canción, que sin dudarlo, me gustaría escuchar al menos una vez más antes del fin del mundo…(Tranquilo q256, no me he olvidado de ti 🙂 )

Incentivando la lectura y la escritura correcta (II)

5 de julio de 2006

Hace unos días publicaba una anotación donde reflexionaba e intentaba dar a conocer sobre la importancia de escribir correctamente, y cómo la lectura era el medio más efectivo para conseguir este propósito. Curiosamente, tenía aparcada otra anotación que está bastante relacionada.
No recuerdo cómo ni cuándo. El caso es que hace algunos meses llegué hasta la página de una asociación cuyo nombre la define perfectamente: Se trata del Comité Contra Las Faltas Voluntarias Y El Lenguaje SMS (CCFVLS) que, al igual que muchas personas, se siente incómodo con la decadente evolución que el lenguaje ha sufrido con la llegada de las nuevas tecnologías:

CCFVLS«Desde esta página pretendemos hacer ver a los jóvenes, y a los no tan jóvenes, la importancia que tiene escribir correctamente fuera de la pantalla del móvil. La gente tiende a equivocarse voluntariamente utilizando un lenguaje para ahorrar caracteres en sitios donde el límite de carácteres no existe. Esto, obviamente, no es correcto, además de que a muchísimas personas les cuesta entender ese vocabulario.

Aquí pretendemos concienciar a la gente y hacerle entender que Internet no es un teléfono móvil, y que aquí hay que escribir correctamente. Hacerle ver a la juventud que el idioma, por no usarlo frecuentemente, está perdiéndose poco a poco y llegará un día en el que nadie sabrá escribir correctamente.»

La verdad es que empezaba a sentirme bastante incomprendido en este aspecto. Desafortunadamente, la red está llena de gente que ha normalizado, como si de una moda se tratara (y en realidad se trata de eso), el uso de palabras que en realidad no están bien escritas (Ojo, hablamos de escribir con faltas de ortografía de forma voluntaria. Cualquiera puede cometer faltas ortográficas o gramaticales sin querer, no es eso lo que estamos tratando). A ver, si con iniciativas como ésta, podemos lograr que modas absurdas y perjudiciales como ésta vayan desapareciendo poco a poco.

Por otro lado, y para áquellos que disfrutaron con la primera parte del relato de Jorge Bucay que copié, aquí van las siguientes líneas:

Las tres verdades

(Segunda parte. Si quieres leer el primer fragmento puedes hacerlo en esta anotación)

I.- El primero de estos pensamientos confiables forma parte inseparable de la filosofía guestáltica y es la idea de saber que:

Lo que es, es. (primera verdad)

(Escribo esto y pienso en la defraudación de quien me lee: “¡Lo que es, es!”…. ¿esa es la verdad?)
El concepto, no por obvio menos ignorado, contiene en sí mismo tres implicaciones que me parece significativo remarcar: Saber que “lo que es, es” implica la aceptación de que los hechos, las cosas, las situaciones son como son:

La realidad no es como a mí me convendría que fuese.
No es como debería ser.
No es como me dijeron que iba a ser.
No es como fue.
No es como será mañana.
La realidad de mi afuera es como es.

Pacientes y alumnos que me escuchan repetir este concepto se empeñan en ver en él un dejo de resignación, de postura lapidaria, de bajar la guardia.
Me parece útil recordar que el cambio sólo puede producirse cuando somos conscientes de la situación presente. ¿Cómo podríamos diagramar nuestra ruta a Nueva York sin saber en qué punto del universo nos hallamos?
Sólo puedo empezar mi camino desde mi punto de partida, y esto es aceptar que las cosas son como son.
La segunda derivación, directamente relacionada con esta idea es que:

Yo soy quien soy.

Otra vez:
Yo no soy el que quisiera ser.
No soy el que debería ser.
No soy el que mi mamá quería que yo fuese.
Ni siquiera soy el que fui. Yo soy quien soy.

De paso, para mí, toda nuestra patología psicológica proviene de negar esta frase.
Todas nuestras neurosis empiezan cuando tratamos de ser los que no somos. En «Recuentos para Demián» escribí sobre el autorrechazo:
… Todo empezó aquel día gris en que dejaste de decir orgulloso YO SOY…Y entre avergonzado y temeroso bajaste la cabeza y cambiaste tus dichos y actitudes por un terrible pensamiento: YO DEBERÍA SER…
… Y si es difícil aceptar que yo soy quien soy cuanto más difícil nos es, a veces, aceptar la tercera derivación de “Lo que es, es”:

Tú… eres quien eres.

Es decir:
Tú no eres quien yo necesito que seas.
Tú no eres el que fuiste.
Tú no eres como a mí me conviene.
Tú no eres como yo quiero.
Tú eres como eres.

Aceptar eso es respetarte y no pedirte que cambies.
Hace poco empecé a definir el verdadero amor como la desinteresada tarea de crear espacio para que el otro sea quien es.
Esta primera “verdad” es el principio (en sus dos sentidos, de primero y primordial) de toda relación adulta.
Se materializa cuando yo te acepto como tú eres y percibo que tú también me aceptas como yo soy.

Continuará…

Incentivando la lectura y la escritura correcta

2 de julio de 2006

Es curioso, pero de un tiempo a esta parte mi nivel de vocabulario no ha aumentado excesivamente, a pesar de que me pase horas y horas leyendo delante del ordenador.
No sería de gran importancia si no me hubiera dado cuenta de que, además, en los últimos meses, se me vienen repitiendo algunas faltas de ortografía que antes eran impensables en mí.
No es que yo no sepa la diferencia entre hay y ahí. Os aseguro que si no la supiera no estaría escribiendo un blog.
Todos cometemos faltas de ortografía. El problema es que algunos las corrigen y otros no. Yo normalmente repaso los textos antes de publicarlos, por si se me ha pasado alguna. Pero el problema viene, y aquí está el quid de la cuestión, cuando has estado durante años leyendo foros donde escriben analfabestias que, seguro, serían liquidados por una posible dictadura RAEliana.
A éstos, por supuesto, hay que sumarle todos aquellos que aprendieron a escribir, no leyendo libros, sino agobiados por la necesidad de mandarle un sms a algún amigo durante el boom de los móviles en España. Sí señores, para esta gente la q de queso no existe, y la h es sólo algo que te puedes ahorrar.
Como cabe esperar, estos enamorados del teléfono sin cables, cual árbol nacido torcido y no remendado, extienden su jerga a sus estudios, y como no, a la red.
Es por esto, porque no me gustaría estropear mis años de instituto, en los que aprendí los rimbombantes conceptos de anacoluto, pleonasmo o cacofonía o la diferencia entre porque, porqué, por qué y por que, por lo que he decidido crear una nueva categoría, que incentive (a mí sobre todo, pero también a los lectores que lo deseen) la escritura de forma correcta, y por ello, ninguna manera mejor de empezar que leyendo, devorando libros.
Anoche, sin más, empecé (continué, la verdad es que yo nunca he dejado de leer) con un libro que encontré en casa pero que ya tenía en formato digital. Se trata de Cuentos para pensar, de Jorge Bucay. No lo había leído porque también tengo los archivos en audio de los cuentos narrados por el propio Jorge Bucay, pero me he llevado una gran sorpresa, pues la introducción, que no viene en los archivos de audio, es lo mejor que he leído en muchos años.

Tengo presente que el hecho de que yo anime a la lectura desde este rinconcito de la red no me otorga un gran poder de persuasión necesariamente. Para muchos de los que me leéis, seguramente no seré más que un autor de uno de los muchos blogs que leéis a diario. Es por eso que tampoco espero que corráis rápidamente en busca de un libro nada más acabéis de leer el post.
Pero en cierto modo, sé que estas palabras que escribo son leídas por gente, así que, como dirían por ahí, si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma. He aquí, el primer fragmento de la Introducción de Cuentos para pensar. Como es larga (y este post se está alargando demasiado también), he decidido publicarla en fragmentos. En los próximos días tendréis la continuación:

Las tres verdades

Todos los que hemos vivido buscando la verdad, nos hemos encontrado en el camino, con muchas ideas que nos sedujeron y habitaron en nosotros con la fuerza suficiente como para condicionar nuestro sistema de creencias.
Sin embargo, pasado un tiempo, muchas de las verdades terminaban siendo descartadas porque no soportaban nuestros cuestionamientos internos, o porque una “nueva verdad”, incompatible con aquellas, competía en nosotros por los mismos espacios, o simplemente, porque estas verdades dejaban de serlo.
En cualquier caso, aquellos conceptos que habíamos tenido como referentes dejaban de ser tales y nos encontrábamos, de pronto, a la deriva. Dueños del timón de nuestro barco y conscientes de nuestras posibilidades, pero incapaces de trazar un rumbo confiable.
Mientras escribo esto, recuerdo de pronto El principito de Antoine de Saint-Exupery
«…En sus viajes por los pequeños planetas de su galaxia se encontró con un geógrafo que anotaba, en un gran libro de registro: montañas, ríos y estrellas.
El Principito quiso registrar su flor (aquella que había dejado en su planeta), pero el geógrafo le dijo:
– No registramos flores, porque no se puede tomar como referencia a las cosas efímeras -.
Y el geógrafo le explico al Principito que efímero quiere decir amenazado de pronta desaparición.
Cuando el Principito escucho esto, se entristeció mucho. Se había dado cuenta de que su rosa era efímera….
»
Y entonces me pregunto, por un lado: ¿Existirán las verdades sólidas como rocas e imperturbables como accidentes geográficos?, ¿o será la verdad solo un concepto que lleva en si mismo la esencia de lo transitorio y frágil de las flores?. Y por otro lado, desde una perspectiva macrocósmica:
¿Es que acaso las montañas, los ríos y las estrellas no están también amenazados de pronta desaparición?.
¿Cuanto es “pronto” comparado con “siempre”?.
¿No son, desde esta mirada, las montañas también efímeras?….
Creo que lo que me gustaría hoy es intentar escribir sobre algunas ideas-montaña, ideas-río, ideas-estrella con las que me fui cruzando en mi camino.
Algunas verdades que seguramente son cuestionables para otros y lo serán también para mí, algún día. Pero hoy contienen, me parece, la solidez y la confiabilidad que da la indiscutible mirada del sentido común.

Continuará…

Nota:Suele ser usual que cuando alguien escribe cualquier cosa sobre ortografía o gramática, aparezca un puñado de trolls buscando las faltas al texto escrito para poner en evidencia al autor. Bien. Agradezco a todos aquellos que en los comentarios me notifiquen sobre algún error ortográfico o de gramática en esta anotación o en cualquiera de las que contiene el blog. Ahora, aviso, y el que avisa no es traidor, de que todos los comentarios al respecto que no hayan sido escritos con la intención de avisar al autor, sino de ridiculizar, ya sea a mí, ya sea a mis compañeros autores y colaboradores, serán borrados sin ninguna compasión.