Menú

Inteligencia Artificial y Lenguaje

9 de marzo de 2006

El otro día podíamos leer en Microsiervos una anotación sobre el Test de Turing para averiguar si una máquina es “inteligente” (y lo pongo entre comillas. Uno de los problemas fundamentales de la Inteligencia Artificial es no conocer realmente una definición precisa de lo que es la inteligencia. A partir de ahora dejaré de usar las comillas, una vez aclarado el tema). Turing pensó que si poníamos una máquina en una habitación, una persona en otra, y si una tercera persona interrogaba a la máquina y al hombre y era incapaz de saber cuál era el humano y cuál el computador, se podría considerar a la máquina como inteligente. Claro, para ello habría que tener algunas cosas en cuenta, pues si no bastarían 5 minutos para desenmascarar al computador. Para que una máquina supere el Test de Turing, debería ser capaz de:

  • Procesar el lenguaje natural: Para poder establecer una
    comunicación satisfactoria.
  • Representar el conocimiento: Para guardar toda la
    información recibida antes o durante el interrogatorio.
  • Razonar automáticamente: Para utilizar esa información al
    responder a las preguntas y obtener conclusiones.
  • Autoaprendizaje de la máquina: Para adaptarse a nuevas
    situaciones y detectar y extrapolar esquemas determinados.

Está claro que estos objetivos son los primordiales de la Inteligencia Artificial, una ciencia muy nueva, y de la que aún muchos escépticos reniegan.
En más de una ocasión hablé de Gödel y su Teorema de Incompletitud. Y es que mucho tiene que decir este hombre en cuanto a AI se refiere. Como dirían por ahí, este tío debe de saber algo al respecto ¿Por qué? Porque aquí nos topamos con la eterna pregunta: ¿Puede el hombre crear (porque las máquinas las crea el hombre) un ente (llámalo x) tan inteligente como el ser humano? Gödel afirma que no, principalmente, y para que se entienda, porque si el hombre es incapaz de comprenderse a sí mismo, ¿cómo va a recrearse?
Y no se comprende a sí mismo en muchos aspectos, empezando por el lenguaje, un tema interesante y precisamente uno de los requisitos que pedía Turing para determinar la inteligencia de una máquina.
Sin importar cuál sea el enfoque particular hacia el lenguaje, el punto de partida de toda esta disciplina es la existencia de un conjunto finito de reglas o axiomas sobre los cuales se establece la creación y el uso del lenguaje. Es posible que algunas de estas reglas básicas no se expresen en forma explícita o que ni siquiera se conozcan todavía. Sin embargo, en esta disciplina se intenta establecer dicho conjunto finito de axiomas a partir de los cuales se construye el lenguaje natural. Debido a esto el estudio del lenguaje y las comunicaciones también está limitado por el teorema de Gödel.
Dicho de otra forma: Queremos que las máquinas hablen nuestro lenguaje natural, pero éste es ambiguo, tan ambiguo que ni nosotros somos capaces de conocer al 100% ¿cómo vamos a traducir las reglas del lenguaje natural a algoritmos que una máquina reconozca si ni siquiera sabemos qué reglas son esas?
Pero no he dicho todo del lenguaje (ni lo habré dicho cuando acabe el post, está claro). Y es que hay una parte del lenguaje que se escapa del teorema de Gödel: La poesía. En ella, se permiten todo tipo de contradicciones, paradojas e inconsistencias. Esto es porque no se basa en un cojunto de axiomas y reglas, sino todo lo contrario. En la poesía prima la libertad del lenguaje, sin importar las inconsistencias. De hecho, si alguien ha leido un poquito de Nietzsche, sabrá que él defendía a la poesía como la poseedora de la verdad absoluta, pero eso ya es otra historia.

Volviendo al lenguaje y a la AI, sólo nos queda una alternativa (a no ser que queráis que en el futuro los ordenadores se comuniquen a través de sonetos, claro está), y es que la Inteligencia Artificial se cree por azar, de igual forma que el azar (evolución) creó la inteligencia humana. ¿No habéis pensado nunca eso?¿Que un día los “errores” (mutaciones en la especie Homo) que se produzcan en un computador le doten de inteligencia? No, si al final va a resultar que los pantallazos azules son buenos…

En fin, que se me va la pinza. Si alguien sigue interesado después de mi excéntrico discurso en saber un poquito más de AI puede conseguir en cualquier biblioteca Inteligencia Artificial: Un enfoque Moderno. Ahora, el libro pesa un huevo. Si alguien encuentra una versión pdf del susodicho que me avise, que yo lo estoy buscando.
También podéis ver la película Blade Runner, ahí se puede apreciar el mundo de la Inteligencia Artificial, además de poder disfrutar de un auténtico Test de Turing usado para saber si un delincuente es una máquina o un humano.

3 meses con Ipod G5

24 de febrero de 2006

… y me gusta más que nunca. Y las estadísticas confirman el uso que le he dado: 7093 canciones (de las cuáles he reproducido 1550 de ellas en al menos una ocasión, o lo que es lo mismo, 4,2 días de reproducción si las pusiéramos todas ininterrumpidamente) 5 vídeos, 2287 fotos y 34,5 GB ocupados en total ( de los 55,6 de capacidad que tiene). Gracias a Itunes, puedo ampliar las estadísticas un poco más (Los links de las listas siguientes son elinks, para el emule):

Las 10 canciones más reproducidas:

  1. Bob Dylan – I Want You [10 reproducciones]
  2. Camarón de La Isla – La leyenda del tiempo [9 reproducciones]
  3. Johnny Cash – Personal Jesus [9 reproducciones]
  4. The Cat Empire – Sol y Sombra [9 reproducciones]
  5. The Who – I Can’t Explain [9 reproducciones]
  6. Eric Clapton – Classical Guitar Solo (Acoustic) [9 reproducciones]
  7. Neil Young – Like a Hurricane [7 reproducciones]
  8. Oasis – Wonderwall [7 reproducciones]
  9. Bob Dylan – Lat Lady Lay [6 reproducciones]
  10. Bob Dylan – Silvio [6 reproducciones]

Las 10 canciones mejor puntuadas. En caso de empate, la reproducida en más ocasiones estará primero:

  1. Silvio Rodríguez – Pequeña Serenata Diurna [4 de 5]
  2. Andrés Calamaro – Media Verónica + El Día De La Mujer Mundial + Te Quiero Igual (Básico Madrid 99) [4 de 5]
  3. Bob Dylan – Like a Rolling Stone [4 de 5]
  4. Eric Clapton – Classical Guitar Solo (Acoustic) [3 de 5]
  5. Manu Chao – Clandestino (Directo) [3 de 5]
  6. Neil Young – Cowgirl In The Sand [3 de 5]
  7. Eagles – Hotel California (Directo) [3 de 5]
  8. John Coltrane – A Love Supreme [3 de 5]
  9. Los Rodríguez – Copa Rota [3 de 5]
  10. Triana – Abre La Puerta Niña [3 de 5]

Últimas 10 canciones escuchadas, ordenadas de modo que la primera de la lista es la última que he reproducido:

  1. The Black Crowes – Shake Your Money Maker [1 de 5]
  2. Nacha Pop – Enganchado A Una Señal De Bus [0 de 5]
  3. Los Ronaldos – Me Gustan Las Cerezas [1 de 5]
  4. Jamiroquai – Virtual Insanity [2 de 5]
  5. David Bowie – Ziggy Stardust [1 de 5][1 de 5]
  6. The Rolling Stones – Hold On To Your Hat [1 de 5]
  7. Dick Dale – Pumpkin y Honey Bunny (BSO Pulp Fiction) [2 de 5]
  8. Los Rodríguez – Todo Es Mentira [1 de 5]
  9. Bob Dylan – Can’t Help Falling In Love [1 de 5]
  10. Jefferson Airplane – Somebody To Love [2 de 5]

Las puntuaciones merecen alguna explicación:

  • [0 de 5]: Puntuación aplicada a las canciones que, o bien no he escuchado desde que tengo el Ipod, o bien no pasan el primer filtro de “esta canción me mola”.
  • [1 de 5]: Las canciones con esta puntuación aquellas que han pasado un primer filtro. Estoy con el aleatorio puesto y de repente suena una canción que me mola y no había escuchado antes. Entonces le doy esta puntuación, a la espera de escucharla de nuevo más adelante, para ver si merece una puntuación superior. Es, digámoslo así, un purgatorio ^_^
  • [2 de 5]: Ninguna canción que no haya tenido antes un [1 de 5] puede tener un [2 de 5]( a no ser que la hubiera escuchado en varias ocasiones antes de tener el Ipod y me gusté lo suficiente para pasar el segundo filtro). Esta puntuación se da a las canciones que están en la lista de canciones [1 de 5] y que después de escucharla un par de veces más me sigue gustando.
  • [3 de 5]:Éste es un tercer filtro para una canción, y de igual forma, no puede estar en esta puntuación sin antes haberla escuchado antes unas pocas de veces y haber estado en puntuaciones inferiores.
  • [4 de 5]: Digamos que aquellas canciones que pasan el tercer cuarto filtro pertenecen a ese tipo de canciones que no dependen del lugar, la compañía ni el animo que yo tenga. Son canciones atemporales, que no pertenecen a una etapa de gustos musicales propios (A todos os habrá pasado que os ha gustado una canción tanto, que al final la habéis aborrecido de tanto escucharla. Las de esta categoría no son de esas).
  • [5 de 5]: Canciones corruptas. Nunca desplaces una partición que contenga 30 GB de música. Te puede pasar que se produzca un error y lo pagues con cientos de canciones corruptas que no descubrirás hasta que las escuches… Es por esto que cuando me encuentro alguna canción corrupta le doy un 5 para cambiarla por una versión arreglada cuando pueda.

Notas:
Si alguna canción no tiene link es porque no lo he encontrado en emule, seguramente porque es necesario bajar un disco o una discografía completa para conseguir el tema.

Matar de mentira

4 de enero de 2006

Aún recuerdo cuando tenía 8 años y estaba en la escuela. Una de mis asignaturas favoritas era Educación Física, gimnasia le llamaba yo.
Me encantaba jugar a lo que nosotros denominábamos el mata-mata.
No sé su nombre real. El juego consta de dos equipos y una pelota. Hay una línea en medio, que separa lo que nosotros denominábamos “nuestro campo” del “campo de ellos”. Ningún jugador de un equipo podía pisar el campo del equipo contrario.
El juego consistía en “matar” a todos los jugadores del equipo contrario. Para ello tenías que lanzarle la pelota y hacer que golpeara a cualquiera de tus oponentes en cualquier parte de su cuerpo. Tu oponente, o bien intentaba esquivar la pelota para no ser “asesinado” o bien intentaba atrapar el proyectil, ya que si la pelota no tocaba el suelo después de golpearte no eras considerado “muerto”.

Mario, y su mundo de macabros personajes. Dios libere a nuestros hijos de él...Unos pocos meses después vinieron las primeras videoconsolas. Me encantaba jugar al mario, y “matar” tortugas. Yo, de la misma forma que entendía que cuando la pelota me golpeaba yo no moría, logré comprender que cuando ese muñeco-fontanero le pisaba la cabeza a ese muñeco-tortuga, un anfibio no dejaba de poblar el planeta por ello, sencillamente porque ese muñeco-tortuga, aunque parecía una tortuga, no era una tortuga. Tampoco me deprimía cuando mataba al montruo final en Sonic, de Mega-Drive, aunque lo hiciera 5 veces en una misma tarde.

Duke, animando el partido Años después, con los primeros ordenadores Intel Petium y los primeros videojuegos en 3D para ordenador, me encapriché con el Duke Nukem 3D.Me encantaba la novedosa opción de poder jugar en red con el ordenador de mi amigo. Aun así, entendía que cuando reventaba en pedazos con el lanzamisiles a mi mejor amigo, él no se enfadaba conmigo, porque volvía a renacer en otro lugar del mapa, eso sí, con ganas de encontrarse conmigo y enseñarme sus granadas activadas por control remoto…

Pasan los años, y los videojuegos tienen sonido en 3D, armas cuyo comportamiento es muy similar al de las armas reales (Incluso videojuegos que se usan como simuladores de batalla real, como el ofrecido por las fuerzas armadas de USA), y figuras humanas (y no tan humanas en otras ocasiones) a las que se les puede diferenciar hasta las arrugas de la cara. La forma de “matar” también es más real. Incluso hay juegos en los que puedes coger el miembro amputado de un cadáver y golpear con él a tu próxima víctima… Pero nos olvidamos de las comillas. En realidad, la oración anterior sería: Incluso hay juegos en los que puedes “coger” el “miembro amputado” de un “cadáver” y “golpear con él” a tu “próxima víctima”.

Díganme, ¿qué ha cambiado en 15 años?¿Los niños de ahora se han convertido en asesinos?¿Acaso por el hecho de que haya juegos en los que (no voy a poner más comillas, vosotros ya sabéis dónde hay que ponerlas) puedas robar un vehículo, atropellar a 20 personas con él y después bajarte y entrar en un casino y acribillar a balazos a todo lo que se mueva, los niños no saben que eso ES IRREAL y que es sólo un juego?
No señores, lo único que ha cambiado ha sido la tecnología, y si antes una pelota era un arma mortífera que te permitía asesinar a media clase, ahora el arma es una pantalla, un ratón y un teclado.

¿Por qué escribo estas líneas? Porque una vez más, y ya son unas pocas, se vuelve a criticar la violencia en los videojuegos. Ésta vez, nada más y nada menos que de la mano de Amnistía Internacional. Sí señores, los mismos que nos pedían firmas para que no lapidaran a una mujer, ahora piden una ley para que los niños no puedan matar. Pero como siempre, se olvidan de las comillas.

Plantar un árbol, escribir un libro, tener un Ipod

1 de enero de 2006

Feliz Año a todos. Teniendo en cuenta que ya planté algunos árboles no hace menos de 10 años, ahora ya sólo me queda lo del libro.
Y es que por fin tengo un Ipod.Y no creáis que es la fiebre borrega que me ha invadido. Desde el 2001 que vi la fotografía del primer modelo de Apple en la revista Muy Interesante ya imaginé este día.
ipod2Ha llovido mucho, y puede decirse que el Apple 5G ya es un reproductor maduro, que mejora tanto la ergonomía como la autonomía de sus antecesores, por no hablar de su diseño, ahora mucho más cercano al minimalismo de Apple.
Me encanta el hecho de que, a pesar de tener 5 botones y una rueda, es extremadamente cómodo navegar por su menú. Y es que solamente con el pulgar podemos crear listas de reproducción, puntuar la canción que estamos escuchando o jugar al Music Quiz, un juego realmente adictivo.

Respecto a la nueva opción de reproducción de vídeo, muchos, yo entre ellos, admitimos que no es realmente cómodo para ver películas. Y es que es verdad que no puedes ver un largometraje en una pantalla de 2.5 pulgadas sin que te duelan los ojos después. Pero Steve Jobs también es humano (eso aún no se ha comprobado, pero es posible), y ha dotado a su pequeño hijo de la capacidad de conectarlo a una pantalla de televisión (tanto si es PAL como si está en el formato NTSC) a través de un accesorio, para darnos la posibilidad de ver una película como “Jobs” manda.

ipod4Pero lo que realmente gusta no son las grandes funcionalidades, sino esos pequeños detalles que hacen del Ipod un producto Apple 100%. El hecho de que puedas darle una puntuación (de 0 a 5 estrellas) a cada canción que tengas guardada, o de que cada uno de los temas que tengas almacenados tenga un contador de las veces que lo has reproducido, es algo que gusta, sobre todo porque con el tiempo podrás ver tus estadísticas. Y eso hace que cada Ipod sea algo mucho más íntimo que un simple reproductor de música.

Podría hablar de sus listas de reproducción inteligentes, de su álbum de fotos, de sus juegos, o de todos los accesorios que pueden convertir un Ipod en muchas cosas más. Pero yo creo que ya hay más que motivos suficientes para que aquél que esté pensando en actualizarse y tirar su viejo discman no tenga dudas en qué reproductor escoger. Yo os despido con una bolsa especial, que conseguí cuando fui a la tienda Apple que hay en Chicago.