Menú

Searching For Sugar Man

9 de abril de 2013

Rodriguez
Hace un par de meses estuve en casa de unos amigos viendo la gala de los Oscar, cenando y haciendo una porra con los ganadores de cada categoría. El caso es que aunque me había visto algunas pelis para las categorías principales, el tema de los documentales lo había dejado de lado, por pereza más que por otra cosa, y porque tampoco me voy a ver todo lo que nomina esta gente.
Cuando el premio al mejor documental recayó en Searching For Sugar Man, me dio curiosidad que hubiese ganado este documental sobre un músico llamado Rodríguez y crecido en medio de toda la revolución musical que fue Detroit. Aquí tienen el trailer:

La sinopsis del documental para más información:

A finales de los años 60, un misterioso músico fue descubierto en un bar de Detroit por dos productores que quedaron prendados de sus melodías conmovedoras y de sus letras proféticas. Grabaron dos discos que ellos creían que situarían al artista como uno de los más grandes de su generación. Sin embargo, el éxito nunca llegó. De hecho, el cantante desapareció en la oscuridad en medio de rumores sobre su horripilante suicidio encima del escenario. Mientras la figura del artista se perdía en el olvido, uno de sus vinilos llegó a la Sudáfrica del Apartheid, multiplicándose por todo el país en grabaciones piratas, y durante las dos siguientes décadas Rodríguez se fue convirtiendo en un fenómeno, en un icono de la libertad y el “anti-establishment”. Mucho tiempo después, dos fans sudafricanos se empeñaron en averiguar qué pasó realmente con su héroe. Su investigación los condujo a una historia aún más extraordinaria sobre el mito del artista conocido como “Rodríguez”. Esta es una película sobre la esperanza, la inspiración y el poder de la música. (FILMAFFINITY)

No es solamente el hecho de que el documental está muy bien narrado o de que la historia que cuenta es irrepetible. Lo que verdaderamente me dejó perplejo es el personaje, Rodríguez, un artista que con tan sólo dos discos tiene muchas más grandes canciones y letras que otros artistas en toda su carrera musical, pero que incomprensiblemente fracasó en su país.

Podéis escuchar su música directamente desde Spotify. El álbum que aparece abajo es en realidad un recopilatorio con canciones de sus dos discos usadas como banda sonora del documental, aunque también está disponible su segundo álbum, Coming From Reality:

Y por último, os recomiendo que veáis el documental completo acompañado de unos buenos subtítulos con las letras traducidas para entenderlas mejor, porque las letras merecen la pena.

El resurgir de Rodríguez

Aunque el documental es del año pasado, los hechos que relata datan de finales de los 90. Esto quiere decir que la historia de Sudáfrica y Rodríguez ya venía conociéndose por algunos y Sixto empezó a ganar popularidad después de su gira sudafricana. Por otro lado, el documental tampoco cuenta que Rodríguez no sólo fue bastante conocido en Sudáfrica, sino que también lo fue en Australia y Nueva Zelanda. De hecho, según leo en Wikipedia, a finales de los años 70 Rodríguez viajó a Australia, dio un par de conciertos y editó un directo antes de volver a ocultarse en su modesta casa de Detroit.
Está claro que el documental Searching For Sugar Man lo ha lanzado al estrellato y prueba de ello es que este verano hará gira por Europa (pasará por Barcelona). Sin embargo, ya se pueden encontrar en Youtube algunos conciertos que Rodríguez ha ido haciendo en los últimos meses. Aquí tenéis algunos de ellos:

Más información:

Usando Usenet para descargar contenidos

18 de marzo de 2013

Esta semana pasada se dio a conocer el borrador de la llamada Ley Lassalle, que pretende ser aprobada en España como respuesta a la inserción del país en la lista de países piratas, lista elaborada por la MPAA estadounidense y usada por este lobby para presionar a los correspondientes gobiernos. De hecho, la última vez que España estuvo en esta lista se acabó aprobando la Ley Sinde.

Home Taping
Los cassetes piratas están matando la música…

No quiero expandirme demasiado con detalles, así que resumiré la ley como la eliminación del derecho de la copia privada. Así es, con esta nueva ley el concepto de copia privada se limita tanto que equivaldrá al concepto de copia de seguridad: Sólo podrás copiar algo si posees el original y si ese original que tienes lo has comprado.

Como los que están del otro lado apoyando la difusión libre de contenido siempre van varios pasos por delante de los que legislan estas leyes, hace tiempo que diferentes comunidades han venido desarrollando sistemas de distribución de ficheros enfocados a un mayor anonimato y seguridad, de forma que sea más difícil saber si un usuario conectado a la red está descargando un disco, una distribución GNU/Linux o simplemente está realizando una videoconferencia.
Por otro lado, los sistemas de intercambio distribuidos son mucho más difíciles de derribar. La historia nos dice que servicios como Napster, AudioGalaxy o Megaupload cayeron porque había un servidor o sistema central al que denunciar, acosar, amenazar… Sin embargo, sistemas descentralizados como la red eDonkey o bitorrent siguen aguantando después de muchos años.

Usenet servers and clients
Servidores y clientes Usenet

Hoy venía a hablarles de otro método que se sustenta en el concepto de sistema distribuido y que además añade una capa de seguridad extra. Sorprendentemente, la tecnología usada es tan vieja como lo son los antiguos grupos de noticias, los newsgroups aquellos que podíamos encontrar en clientes de correo antiguos y que ahora ya solamente usan grupos muy específicos de usuarios, normalmente desarrolladores. La red Usenet, formada por una red distribuida de servidores que replican la información de los grupos de noticias a nivel mundial, fue creada en su origen para transmitir texto (mensajes).
Sin embargo también es posible transmitir ficheros binarios, por lo se ha ido convirtiendo en un caldo de cultivo excelente para numerosas páginas web que indexan y ordenan estos contenidos, que vienen a ser algo parecido a los trackers de torrents pero en los que descargas ficheros con extensión .nzb que contienen las direcciones de todas las partes del fichero a descargar.

La diferencia fundamental entre este sistema y los sistemas p2p usados para descargar contenidos es que Usenet es distribuido en los servidores, no entre los clientes, por lo que se dan algunas diferencias con respecto al p2p clásico:

  • Necesitas conectar a uno de los servidores Usenet con tu cliente de Usenet para descargar estos contenidos.
  • Hay muchos servidores Usenet gratuitos por ahí, pero casi todos los servidores gratuitos tienen vetados los mensajes binarios, por lo que si quieres descargar binarios deberás elegir entre alguno de los servidores de pago. Puedes conseguir servidores desde 3 ó 4 euros mensuales, dependiendo de la velocidad que quieras contratar, que suelen ir desde los 2 Mb/s a conexiones de 100 Mb/s.
  • El estar conectado a un servidor en lugar de hacerlo a otros usuarios tiene también sus ventajas. La mayoría de estos servidores te permiten conectar a través de SSL, por lo que nadie sabrá lo que estás descargando. Por otro lado, la velocidad de bajada suele ser constante y no en función de la cantidad de gente que tenga el fichero. Si contratas 10 Mb/s tendrás 10 Mb/s de bajada (casi siempre).
  • Aunque antes un servidor Usenet podía replicar todo el contenido mundial hasta la fecha, con los binarios esto se hace imposible, así que cada servidor ofrece una retención, que suele ser lo publicado en los últimos 1000 días, depende del servidor.
Binreader
Uno de los clientes Usenet más famosos, Binreader

Podéis encontrar más información en UsenetReviewz, así como listas de los mejores proveedores de Usenet, de los mejores trackers para buscar ficheros y también también los mejores clientes para descargar de Usenet.

El futbolín en Estados Unidos: La mesa Tornado

15 de febrero de 2012
Foosball Tornado
El futbolín Tornado

Los que me conocéis sabéis que una de mis grandes aficiones es el futbolín. La verdad es que en Sevilla jugaba poco porque, o bien era difícil encontrar un lugar con un futbolín en buen estado, o bien cuando lo encontrabas no había público suficiente o con nivel para echar unas buenas partidas.
Se nota que Sevilla es un lugar donde hace 20 años la gente jugaba mucho en los bares. Siempre que he tenido el placer de echar algunas partidas con gente mayor de 40 años, eran jugadores de buen nivel y con un gran repertorio de jugadas distintas.
Sin embargo las nuevas generaciones fueron dejando de lado este juego y tanto el número de locales como el nivel de los jugadores (en general) es bastante bajo comparado con otras ciudades o pueblos. Además, parece ser que las normas cambiaron y se volvieron más restrictivas, lo que ha hecho que la mayoría de los jóvenes sólo sepan jugar de una determinada manera usando sólo un par de jugadas. Por supuesto, estoy hablando del futbolín de bar, de la cultura en los bares. Seguramente los campeonatos y ligas estén llenos de gente impresionante con los que no tendría nada que hacer, pero eso es otra historia.

Mesa Tornado
Futbolín modelo Tornado

Cuando llegué a Boston, los primeros días me decidí a buscar un bar donde la gente jugase al futbolín. Mi primera impresión fue que en Estados Unidos no hay la cultura de futbolín que hay en España, entre otras cosas porque tampoco existe la misma cultura de bar. En mi experiencia, los amigos suelen quedar casi siempre en restaurantes para almorzar o cenar y en pocas ocasiones quedan en bares. No es que no lo hagan, pero desde luego no tanto como en España. Por otro lado, los bares suelen tener un billar a lo sumo, un juego bastante más popular por aquellas tierras.
No obstante, buscando un poco logré dar con un bar especializado en billar llamado Big City. Big City es uno de esos pubs con una docena de billares donde vas y puedes alquilar una mesa. Se paga por horas y tienes camareras que te traen las bebidas. Además, encontré que en Big City tenían 4 futbolines en perfecto estado.

Lo primero que observé es que las mesas eran modelos totalmente distintos al modelo catalán que suele jugarse por Andalucía. En concreto, el modelo de mesa que usaban en Big City y que está bastante extendido en Estados Unidos es el modelo Tornado que se ha convertido prácticamente en el modelo estándar con el que se juegan todos los campeonatos oficiales. Algunas observaciones sobre esta mesa:

  • El Tornado es una evolución del modelo estilo madrileño.
  • La alineación que usa es la 2-5-3.
  • Los muñecos no tienen pies, como el modelo catalán, sino que terminan en una especie de pala.
  • El suelo de la mesa, por donde la bola rueda, es totalmente plano, no tiene ninguna inclinación, por lo que la bola no se moverá si tú no la mueves.
  • Muñeco del modelo Tornado
    Muñeco del Tornado

    Los muñecos son de plástico y mucho más ligeros, por lo que manipular las barras del futbolín es mucho más fácil. Eso hace que el juego adquiera mucha más precisión. Además, los muñecos están en equilibrio con respecto al eje de giro, por lo que mantienen su posición de giro.

  • Las empuñaduras también son de plástico y con geometría octogonal, mucho más seguras, con menos riesgo de lesión.
  • La barra del portero tiene 3 muñecos. No son 3 porteros, puesto que sólo el muñeco central puede cubrir la portería. Los muñecos laterales se usan solamente para recoger la bola cuando se queda por esa zona, ya que no hay rampas.
  • Tornado Distancia Pared
    Distancia muñeco – pared

    El espacio mínimo entre la pared lateral y el muñeco de ese extremo en cualquiera de las barras es menor que el diámetro de la bola, por lo que si quieres hacer un pase entre barras no tienes ese punto muerto.

  • No sé si por el material de las bolas o de los muñecos, o por la geometría de las palas, cuando una bola golpea contra un muñeco ésta no rebota tanto, por lo que puedes dar pases entre barras intentando golpear con la bola a un muñeco de la barra de destino.

En otro momento escribí acerca de los distintos modelos que existían y de la gran diversidad de reglas que hay alrededor de España. En contraste, en Estados Unidos hay un estándar en cuanto a las mesas y también en las reglas, así que, aunque en general haya menos aficionados, la gente con la que me he encontrado siempre juega en mesas iguales y con las mismas reglas. Además, los estadounidenses suelen ser bastante obsesivos con sus aficiones y para ellos no suele haber un término medio. O juegas al futbolín de forma regular o no juegas nada.
Es por eso que el nivel de juego que encontré en Big City difiere mucho del que podrías encontrar en un bar cualquiera español. Los jugadores suelen llevar todo tipo de accesorios, como botecitos de aceite para engrasar las barras o distintos tipos de gomas para colocar en las empuñaduras donde juegan. Algunos tienen su propio futbolín en casa y suele dedicarle horas a ensayar jugadas.
Os dejo un vídeo grabado por un usuario de Youtube, Zekefooser, que tiene varios tutoriales para aprender a manejarse con el Tornado:

    Enlaces...

  • Hace unos días ha sido publicada una primera versión de desarrollo de Textmate 2.0. Aunque con un montón de novedades, todavía queda por implementar la funcionalidad de split view que muchos queremos. # (0)
  • Esta tarde estaba viendo un episodio de The Big Bang Theory y durante los anuncios pusieron un anuncio de Google Chrome. Me ha parecido divertido. # (0)