Menú

Stanley Jordan

6 de enero de 2006

Aútentico virtuoso de las seis cuerdas que llevó la técnica del tapping a dos manos con un sonido limpio hasta niveles de complejidad orquestales equivalentes a los del piano.
Basándose enteramente en esta técnica, es capaz de producir el sonido de dos o tres guitarristas al mismo tiempo, usando líneas de bajo, acompañamientos de acordes y melodías solistas a la vez, creando una manera totalmente nueva de tocar la guitarra.

stanleyjordanSu andadura musical se remonta a 1981, cuando tocaba por las calles de Nueva York y Filadelfia ganándose unos dólares. Fue corriendo la voz de que había un guitarrista realmente asombroso tocando en la calle y Bruce Lundvall, alto ejecutivo de Elektra Records, le solicitó una audición. Enseguida le ofreció un contrato que Stanley rechazó por pensar que aún no estaba preparado. Un año y medio más tarde, Lundvall, que se había trasladado al sello Blue Note, pudo fichar a Stanley.
Magic Touch (1985), su primer álbum, resultó un gran éxito que obtuvo dos nominaciones a los premios Grammy, permaneció cincuenta y una semanas en el número uno de las listas Billboard de Jazz y fue disco de oro en Estados Unidos y Japón.
Al año siguiente, hacía una aparición en la película Cita a ciegas, con Kim Basinger y Bruce Willis, y frecuentes incursiones televisivas en los populares shows de Johnny Carson y David Letterman.

[Fuente]: El rincón del guitarrista

Ciertamente, poco podría mejorar yo esta presentación. Así que pasemos a hablar directamente de la canción en cuestión:
Hace algunas semanas, buscando versiones de la archiconocida Stairwair To Heaven, me encontré con una versión instrumental de este hombre del jazz. Sólo hay una batería, un bajo, y su guitarra. Se puede ver que con su instrumento interpreta, a la vez, la voz y la guitarra de la mítica canción.
De acuerdo, aceptamos a “Stanley Jordan – Stairway To Heaven” como canción de la semana:

Matar de mentira

4 de enero de 2006

Aún recuerdo cuando tenía 8 años y estaba en la escuela. Una de mis asignaturas favoritas era Educación Física, gimnasia le llamaba yo.
Me encantaba jugar a lo que nosotros denominábamos el mata-mata.
No sé su nombre real. El juego consta de dos equipos y una pelota. Hay una línea en medio, que separa lo que nosotros denominábamos “nuestro campo” del “campo de ellos”. Ningún jugador de un equipo podía pisar el campo del equipo contrario.
El juego consistía en “matar” a todos los jugadores del equipo contrario. Para ello tenías que lanzarle la pelota y hacer que golpeara a cualquiera de tus oponentes en cualquier parte de su cuerpo. Tu oponente, o bien intentaba esquivar la pelota para no ser “asesinado” o bien intentaba atrapar el proyectil, ya que si la pelota no tocaba el suelo después de golpearte no eras considerado “muerto”.

Mario, y su mundo de macabros personajes. Dios libere a nuestros hijos de él...Unos pocos meses después vinieron las primeras videoconsolas. Me encantaba jugar al mario, y “matar” tortugas. Yo, de la misma forma que entendía que cuando la pelota me golpeaba yo no moría, logré comprender que cuando ese muñeco-fontanero le pisaba la cabeza a ese muñeco-tortuga, un anfibio no dejaba de poblar el planeta por ello, sencillamente porque ese muñeco-tortuga, aunque parecía una tortuga, no era una tortuga. Tampoco me deprimía cuando mataba al montruo final en Sonic, de Mega-Drive, aunque lo hiciera 5 veces en una misma tarde.

Duke, animando el partido Años después, con los primeros ordenadores Intel Petium y los primeros videojuegos en 3D para ordenador, me encapriché con el Duke Nukem 3D.Me encantaba la novedosa opción de poder jugar en red con el ordenador de mi amigo. Aun así, entendía que cuando reventaba en pedazos con el lanzamisiles a mi mejor amigo, él no se enfadaba conmigo, porque volvía a renacer en otro lugar del mapa, eso sí, con ganas de encontrarse conmigo y enseñarme sus granadas activadas por control remoto…

Pasan los años, y los videojuegos tienen sonido en 3D, armas cuyo comportamiento es muy similar al de las armas reales (Incluso videojuegos que se usan como simuladores de batalla real, como el ofrecido por las fuerzas armadas de USA), y figuras humanas (y no tan humanas en otras ocasiones) a las que se les puede diferenciar hasta las arrugas de la cara. La forma de “matar” también es más real. Incluso hay juegos en los que puedes coger el miembro amputado de un cadáver y golpear con él a tu próxima víctima… Pero nos olvidamos de las comillas. En realidad, la oración anterior sería: Incluso hay juegos en los que puedes “coger” el “miembro amputado” de un “cadáver” y “golpear con él” a tu “próxima víctima”.

Díganme, ¿qué ha cambiado en 15 años?¿Los niños de ahora se han convertido en asesinos?¿Acaso por el hecho de que haya juegos en los que (no voy a poner más comillas, vosotros ya sabéis dónde hay que ponerlas) puedas robar un vehículo, atropellar a 20 personas con él y después bajarte y entrar en un casino y acribillar a balazos a todo lo que se mueva, los niños no saben que eso ES IRREAL y que es sólo un juego?
No señores, lo único que ha cambiado ha sido la tecnología, y si antes una pelota era un arma mortífera que te permitía asesinar a media clase, ahora el arma es una pantalla, un ratón y un teclado.

¿Por qué escribo estas líneas? Porque una vez más, y ya son unas pocas, se vuelve a criticar la violencia en los videojuegos. Ésta vez, nada más y nada menos que de la mano de Amnistía Internacional. Sí señores, los mismos que nos pedían firmas para que no lapidaran a una mujer, ahora piden una ley para que los niños no puedan matar. Pero como siempre, se olvidan de las comillas.

¿Menos tabaco?

2 de enero de 2006

“Al cumplir los setenta años me he impuesto la siguiente regla de vida: No fumar mientras duermo, no dejar de fumar mientras estoy despierto, y no fumar más de un solo tabaco a la vez”

Mark Twain

Plantar un árbol, escribir un libro, tener un Ipod

1 de enero de 2006

Feliz Año a todos. Teniendo en cuenta que ya planté algunos árboles no hace menos de 10 años, ahora ya sólo me queda lo del libro.
Y es que por fin tengo un Ipod.Y no creáis que es la fiebre borrega que me ha invadido. Desde el 2001 que vi la fotografía del primer modelo de Apple en la revista Muy Interesante ya imaginé este día.
ipod2Ha llovido mucho, y puede decirse que el Apple 5G ya es un reproductor maduro, que mejora tanto la ergonomía como la autonomía de sus antecesores, por no hablar de su diseño, ahora mucho más cercano al minimalismo de Apple.
Me encanta el hecho de que, a pesar de tener 5 botones y una rueda, es extremadamente cómodo navegar por su menú. Y es que solamente con el pulgar podemos crear listas de reproducción, puntuar la canción que estamos escuchando o jugar al Music Quiz, un juego realmente adictivo.

Respecto a la nueva opción de reproducción de vídeo, muchos, yo entre ellos, admitimos que no es realmente cómodo para ver películas. Y es que es verdad que no puedes ver un largometraje en una pantalla de 2.5 pulgadas sin que te duelan los ojos después. Pero Steve Jobs también es humano (eso aún no se ha comprobado, pero es posible), y ha dotado a su pequeño hijo de la capacidad de conectarlo a una pantalla de televisión (tanto si es PAL como si está en el formato NTSC) a través de un accesorio, para darnos la posibilidad de ver una película como “Jobs” manda.

ipod4Pero lo que realmente gusta no son las grandes funcionalidades, sino esos pequeños detalles que hacen del Ipod un producto Apple 100%. El hecho de que puedas darle una puntuación (de 0 a 5 estrellas) a cada canción que tengas guardada, o de que cada uno de los temas que tengas almacenados tenga un contador de las veces que lo has reproducido, es algo que gusta, sobre todo porque con el tiempo podrás ver tus estadísticas. Y eso hace que cada Ipod sea algo mucho más íntimo que un simple reproductor de música.

Podría hablar de sus listas de reproducción inteligentes, de su álbum de fotos, de sus juegos, o de todos los accesorios que pueden convertir un Ipod en muchas cosas más. Pero yo creo que ya hay más que motivos suficientes para que aquél que esté pensando en actualizarse y tirar su viejo discman no tenga dudas en qué reproductor escoger. Yo os despido con una bolsa especial, que conseguí cuando fui a la tienda Apple que hay en Chicago.

Muscle Museum

30 de diciembre de 2005

Muse vienen de Teignmouth, un pueblo al sur de Devon. Los componentes del grupo – Matthew Bellamy (guitarra, piano y voz), Chris Wolstenholme (bajo) y Dominic Howard (percusión) – se conocieron en una escuela de esa localidad y decidieron formar su primera banda Gothic Plague con no demasiado éxito. Lo mismo que ocurrió con las siguientes (Fixed Penalty y Rocket Baby Dolls)

Influenciados por dos de los discos más importantes de los 90 (Nevermind de Nirvana y The Bends de Radiohead) Muse se lanzaron a los escenarios, aceptando cualquier propuesta para darse a conocer en vivo. A partir de 1998 las cosas se sucedieron muy rápido. Taste Media se fijó en ellos y a partir de ahí y tras varias actuaciones en sitios más importantes, el nombre de Muse estaba ya en las filas de cuatro compañías discográficas, entre ellas Mushroom y Maverick.
Sus primeros EP (“Muse” y “Muscle Museum”) fueron suficientes para que el productor de uno de sus grupos más influyentes, como era Radiohead, decidiera producir su primer LP. John Leckie, como todo el que escuchaba al grupo, estaba impresionado por la energía y la fuerza que desprendían, comenzó a trabajar en el proyecto. Su primer single “Uno” y el siguiente “Cave” dieron paso a lo que sería su primer disco. “Showbiz” apareció en las tiendas de música inglesas el 4 de octubre de 1999. Este disco tuvo una gran acogida y se calificó como una de las grandes sorpresas del año.

A partir de aquí, el grupo es cada vez más conocido en toda Europa (sobre todo después de editar su segundo álbum “Origin of Symmetry” en el año 2001). Muse se embarcan en una serie de giras en los años posteriores que les hace ver medio mundo. Finalmente en 2004 publican “Absolution” su mayor éxito hasta la fecha, aunque quizás, según la opinión de un servidor, no consigue alcanzar el nivel de sus discos anteriores.

La canción de la semana es una versión acústica de uno de sus mejores temas “Muscle Museum”. Como curiosidad, si se preguntan de dónde viene este nombre tan “culturista” acudan a cualquier diccionario Inglés – Español (si está impreso, mejor) y busquen “muse”.